¿Cuánta claridad hay en tu cabeza?

Un puzle es un juego que consiste en componer una determinada figura combinando cierto número de piezas, en cada una de las cuales hay una parte de la figura.

Un puzle es un objeto compuesto por diversas piezas.

Una persona es un sistema compuesto por distintas partes.

A veces resolver el puzle puede ser un juego de difícil solución. 

A veces conocer y acoger todas nuestras partes puede ser un complejo rompecabezas.

Quizás no encontramos la pieza que nos hace falta en este momento del juego.

Quizás no encontramos esa parte de nosotros que en una situación “X” tanto nos facilitaría seguir adelante.

Todas las piezas son imprescindibles para poder resolver el puzle.

Todas tus partes son igual de importantes y todas ellas desempeñan una función en tu sistema.

El juego se da por finalizado cuando todas las piezas forman parte del puzle.

Una persona se irá sintiendo completa a medida que vaya descubriendo más partes de sí, más partes del sistema completo que ya es.

En terapia vamos dándole lugar y espacio a todas estas partes que nos componen. A todas estas partes que hemos escondido bajo la alfombra. A todas esas partes que hemos rechazado. A todas esas partes que nos piden a gritos ser vistas. Porque todas ellas tienen una función en el sistema. Todas ellas son necesarias. Todas ellas nos ayudaron a sobrevivir. Todas ellas quieren seguir vivas.